Saltar al contenido
Brocas y Roscas

Las mejores brocas para metal

Esta web es sólo para expertos como tú. En ella encontraras todo lo que necesitas saber para la perforación y el roscado de piezas metálicas. Te mostramos las mejores brocas, machos, y herramientas que necesitas para ser un autentico profesional.

Tipos de brocas para metal

Los mejores precios en juegos de brocas

Los mejores precios en herramientas de roscado

Nuestra Selección de los Mejores Kits de Roscado

Otras Herramientas de Perforación

¿Has visto nuestros tutoriales?

Nuestras reseñas

Brocas para Metal

broca de metal

A diferencia de las brocas para madera o las brocas para hormigón, las brocas para taladro de perforar metal se caracterizan principalmente por su punta, esta es muy pronunciada, forma un angulo de entre 118º y 135º en función de su tipo. A diferencia de las brocas de pared que perforan gracias a su fricción, las brocas metálicas arrancan material mediante el filo de su punta. El filo corta el material y desprende virutas o rebabas cuando se trata de un metal blando o plástico, y viruta muy fina o polvo metálico en caso de perforar metales muy duros o aleaciones.

Otra de sus características es la de tener el mismo diámetro en toda su longitud, con excepción en algunos modelos que se utilizan únicamente en fabricación de piezas, estas pueden llegar a tener hasta 3 diámetros diferentes en la misma broca.

Su longitud esta bastante estandarizada, aunque podemos encontrar brocas largas o más cortas para usos específicos en los que el tamaño normal no nos sirva. En los catálogos de brocas de los diferentes fabricantes encontrarás los tamaños que necesitas.

Tipos de Brocas

tipos de brocas

Las brocas especificas para metal las podemos dividir en grupos en función del tipo de material que pueden perforar y el acabado y durabilidad que posean.

HSS o Broca para metal estándar: Es de las brocas más baratas y económicas que podemos utilizar, su uso está indicado para metales blandos y plásticos o fibras. También se puede utilizar para metales duros o muy duros, pero obviamente el filo se dañara enseguida y la broca dejara de cortar, teniendo que estar afilándola constantemente. Podemos adquirir un estuche de brocas HSS y salir del paso con cualquier orificio que tengamos que hacer.

HSS Rectificada: Este tipo de broca dispone de una calidad mayor y esta indicada para metales semi-duros. Podemos taladrar sin problema,

HSS de Titanio: Con un recubrimiento de titanio, estas brocas disponen de una calidad superior y pueden perforar aleaciones de acero más duras, como el acero Inoxidable. Por supuesto que este modelo de broca se puede utilizar para metales más blandos, ofreciendo una durabilidad excelente, su inconveniente come es lógico, es el precio. En materiales duros se debe utilizar lubricante.

brocas cobalto

HSS de Covalto Rectificada: Son de las brocas más duras que podemos encontrar en una tienda. Como la mejor broca, su principal uso es perforar metales muy duros, disponen de una punta muy afilada y es recomendable taladrar a bajas revoluciones y utilizar lubricante para refrigerar la punta, evitando que se sobre-caliente y pierda su dureza.

Que broca elijo para mi herramienta?

Un punto a tener en cuenta a la hora de elegir una broca es el tipo en función de la herramienta en que se va a montar. La mayoría de taladros para uso particular y profesional montan un cabezal porta-brocas de 3 puntas, este se puede ajustar para brocas de hasta diámetro 13 mm. Si disponemos de un taladro de columna u otra herramienta como un torno, el tamaño ya no será un problema puesto que admiten brocas de diámetro grande.

La mayoría de las brocas en su mango son cilíndricas, aunque existen modelos con 3 y 6 caras, estas son generalmente para uso profesional y perforaciones con alta carga, utilizando el apoyo sobre las caras para evitar que la broca resbale.

Como hacer un agujero perfecto

orificio en metal

Dependiendo de la herramienta que utilicemos y del tipo y calidad de la broca nos sera más o menos sencillo realizar un agujero recto y en el lugar que nosotros queremos.

Si utilizamos un taladro de columna y sujetamos en su base la pieza que queremos perforar, nos será muy sencillo que el agujero no se desvíe y quede en el lugar indicado y sin inclinación.

Si por el contrario utilizamos un taladro manual, es muy conveniente marcar el punto exacto donde debe ir el orificio. Para marcarlo primeramente debemos realizar la medida y utilizando una punta de trazar o un rotulador de punta fina señalaremos donde vamos a taladrar. Sobre el mismo punto que hemos señalado utilizaremos un punzón manual o automático. Sobre este punto ya marcado en el relieve de la pieza es donde la punta de la broca apoyará y le hará de guía al inicio.

Si el orificio que vamos a realizar es de un diámetro grande, se recomienda empezar por una broca de un diámetro pequeño e ir aumentando el diámetro hasta llegar al deseado. Haciendo esto evitaremos la fatiga del filo de la broca y conseguiremos un orificio muy centrado y sin desviaciones

Independientemente del tipo de herramienta que usemos, es siempre recomendable tener bien cogida o amarrada la pieza que vamos a taladrar. Solo así evitaremos tanto que el orificio se desvíe, como dañar la pieza o la herramienta. Por supuesto no hace falta decir que es la forma más sencilla de evitar un accidente y lesionarnos.

Maneras de afilar una broca

afilando brocas

Tanto por desgaste, como por un uso indebido de las brocas, estas pierden el filo y dejan de taladrar. En estos casos no hace falta comprar una broca nueva o un juego de brocas nuevo. Se les devuelve toda su funcionalidad afilandolas. Este proceso se puede realizar de forma manual utilizando una radial de banco o mediante un afilador de brocas.

El afilado manual requiere un poco de destreza y práctica, básicamente son unos pasos sencillos para que la punta de la broca vuelva a tener su filo en perfecto angulo y estado.

Por otro lado, como su nombre indica, el afilador automático de brocas, realiza el proceso de forma automática. Hablamos en profundidad sobre ello en este post.

Otras herramientas de perforación para metal

fresa metal

Para trabajar perforar el metal no solo se utilizan brocas. En función del tipo de orificio que necesitamos o el acabado que le queremos dar existen otras herramientas diferentes.

Escariadores: Sirven para darle un acabado muy fino y de medida perfecta a los orificios, se utilizan generalmente si en el orificio va a ir un pasador metálico o algún casquillo posicionador. Son muy afilados y duros, además de caros. por el contrario son delicados en su manipulación. un leve golpe puede dañar el filo y hacerlo inservible.

Fresas: Las fresas podríamos decir que más que para hacer agujeros se utilizan para rebajar superficies y comer material. Son de un acero muy duro y generalmente se utilizan en taladros de banco y fresadoras, en un taladro manual su acabado no seria bueno y corremos el riesgo de dañar la pieza. Para hacer chaflanes o rebajes que no requieran precisión podemos usar una herramienta neumática con ellas.

Avellanadores: Son parecidos a una fresa pero su misión es realizar un avellanado u orificio con angulo. Sobre un orificio ya hecho previamente se utilizan para darles un pequeño chaflán.

A que revoluciones usar una broca

velocidad de broca

Generalmente es un aspecto que no se tiene en cuenta, pero la velocidad a la gira una broca es vital tanto para el acabado del agujero como para la durabilidad de la propia broca. Existen tablas que en función del material a taladrar, el tipo de herramienta y el diámetro de la broca, recomiendan un rango o margen de revoluciones en concreto. Todas esas tablas tienen en común, que la velocidad de giro debe disminuir a medida que el diámetro del orificio aumenta, y del mismo modo con la dureza del material a perforar.

Roscar orificio

macho de roscar

Para roscar un orificio se utilizan los machos de roscar. Hay de muchos tipos, pero los más habituales son los de roscar manualmente que se venden en estuches de 2 o 3 pasos.

En primer lugar se necesita tener un orificio hecho a un diámetro especifico. Este lo podemos encontrar en una tabla de diámetros para roscar. En función de la cantidad de machos o pasos que traiga nuestro estuche, empezaremos a roscar utilizando el primer paso y acabaremos en final o de acabado.

Este proceso se requiere paciencia y un uso delicado de esta herramienta, sobretodo en Métricas pequeñas, un esfuerzo excesivo podría hacer que el macho partiera y nos sería muy difícil su extracción, en algunos casos dejaríamos la pieza inservible.

Por ello tratamos el tema en profundidad en este post. Recomendamos leerlo completo antes de realizar cualquier operación de roscado.

Medidas de seguridad recomendadas

taladro de banco

En esta página se ha hablado por encima de muchos conceptos, pero no debemos dejar de lado el tema más importante, nuestra seguridad. Al perforar debemos tener en cuanta ciertas pautas para evitar tener un accidente.

Peligro de cortes: Para evitar cortarnos bien sea con una viruta, la propia herramienta o bien una rebaba que se queda en la pieza, lo más recomendable es utilizar unos guantes adecuados para este tipo de trabajo, por supuesto también es recomendable usar una manga larga o manguitos. La viruta en ocasiones se engancha en la broca y sale despedida con fuerza, si impacta en nuestra piel puede causarnos cortes y rozaduras. Te ofrecemos una selección con los mejores guantes de seguridad para que evites cualquier incidente.

Proyecciones a los ojos: Uno de los accidentes más comunes taladrando es que una proyección de una viruta o parte metálica salga proyectada y nos de en los ojos. Esto puede llegar a causarnos un daño irreversible del que nos arrepentiríamos toda la vida. En nuestra tienda online te mostramos las mejores gafas y mascaras de seguridad, a un precio muy reducido. No pongas en juego tus ojos por dinero.

Luxaciones de muñeca: Si utilizamos un taladro manual, sobretodo si este tiene mucha potencia, en ocasiones el filo de la broca se clava y hace que el taladro gire inesperadamente con fuerza. Si esta situación nos pilla en una postura relajada, podemos sufrir una luxación o rotura en muñecas o dedos. Se recomienda siempre utilizar ambas manos para sujetar el taladro y realizarlo en una postura firme y que podamos ofrecer resistencia sin dañarnos.

Atrapamiento: Cuando utilizamos maquinas rotativas debemos prestar especial atención en que no se enrede ninguna prenda de nuestro cuerpo o hilos o partes que tengan sueltas. Esto parece una tontería pero dependiendo de la potencia de la maquina y de lo que se nos enrede podemos sufrir daños importantes. Especialmente con guantes holgados, pulseras, collares, bufandas, etc. Al enredarse en la maquina funcionando, en segundos o menos, tirará con mucha fuerza delo que se haya enredado, pudiendo causarnos rotura en dedos, muñecas, o ahorcamiento.